Medios

Campus Vivo (Europa Press) | Casi un millar de jóvenes no pueden hacer frente al ‘Préstamo Renta Universidad’ del ministerio, según los afectados

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) | Campus Vivo

Un total de 976 jóvenes se han sumado a la Plataforma de Afectados por el Préstamo Renta Universidad, que agrupa a los universitarios que accedieron a este tipo de préstamos, consistentes en una línea de crédito ICO con condiciones ventajosas, que entre los cursos 2007-2008 y 2010-2011 concedió el Ministerio de Educación y que finalmente fueron eliminados, según los responsables de la organización.

El programa de Préstamos Renta Universidad (PRU) preveía originalmente un préstamo económico con interés 0 a los estudiantes que lo necesitaran para realizar estudios de posgrado, cuya devolución tenía cinco años de carencia y estaba condicionada a que los receptores del préstamo obtuvieran unos ingresos de, al menos, 22.000 euros anuales, y que prescribía a los 15 años de contraerlo.

Entre las cuatro convocatorias que se realizaron, 15.623 universitarios accedieron a un préstamos para realizar estudios de master o doctorado, de los cuales 3.463 lo hicieron en la primera edición.

Según la plataforma, “en cada convocatoria dichas condiciones fueron endureciéndose” hasta que, la última vez que se convocó, se exigía la obligatoriedad de devolución independientemente de la renta anual y aunque el beneficiario sufra “enfermedad grave”. Asimismo, incluía “serios obstáculos” para ir a vivir al extranjero, y una “reducción drástica” del periodo de carencia y amortización, así como un aumento de los intereses del préstamo.

Pese a ello, la organización denuncia que los PRU “se siguieron vendiendo como si fuesen las condiciones originales, cuando éstas ya se habían endurecido drásticamente”. A su juicio, “el gobierno anterior pecó de optimismo y endureció las condiciones sin comunicarlas como es debido”.

Como consecuencia, en la actualidad, “muchos exestudiantes no pueden devolver estos préstamos porque, ni tienen trabajo, ni lo encuentran. El paro juvenil supera el 57% y las perspectivas no son nada alentadoras”, recuerda.

El perfil de jóvenes que se acogieron a estos préstamos en su día, son hoy profesionales “titulados y especializados”. Pese a ello, “la mayoría no han cotizado el tiempo suficiente” por lo que “no tienen prestaciones por desempleo”.

“Hemos trabajado gratis como becarios, porque sólo nos han contratado en trabajos precarios con sueldos miserables en B, porque nunca hemos podido acceder al mercado laboral y hemos invertido ese tiempo donde nos dijeron que había que emplearlo para labrarse un futuro: estudiando”, denuncian los responsables de la plataforma.

Esto provoca que, en “muchos de los casos”, los jóvenes que en su día se acogieron a estos préstamos hoy son “insolventes”, según la organización: “No tienen ni para comer y sus familias no están en condiciones de soportar la deuda”.

 

CREEN QUE SUFRIERON PUBLICIDAD ENGAÑOSA

Por todo ello, la organización cree que los jóvenes que accedieron a estos préstamos fueron sometidos a “publicidad engañosa” y alegan que la promoción de los préstamos de las últimas convocatorias empleaban “las ventajosas condiciones de las convocatorias anteriores, cuando éstas ya habían sido modificadas”.

“La comunicación entre Ministerio, ICO y bancos ha sido un auténtico desastre. No se informó debidamente de las modificaciones. Se siguieron vendiendo como si fuesen las condiciones originales, cuando éstas ya se habían endurecido drásticamente. El resultado es un caos donde ninguno de los agentes implicados parece saber gran cosa acerca del Préstamo Renta Universidad”, asegura.

Así, los responsables de la plataforma piden al ministerio que se “responsabilice” y asuma que se trata de una “situación excepcional” para los afectados por estos préstamos, en la que el Gobierno “tiene gran una mayor carga de responsabilidad en no haber previsto y evitado lo sucedido”. “No se puede cargar la responsabilidad exclusivamente sobre los hombros de los jóvenes”, han exigido

Hasta ahora, desde la plataforma aseguran que la única ayuda que han recibido del Ministerio de Educación ha sido la “ampliación de la carencia” que supone “un alivio” para los jóvenes que recibieron un PRU.

Sin embargo, reclaman que, además, se imponga la devolución sujeta al umbral de 22.000 euros de renta que se anunciaba con los préstamos, se hagan públicos los convenios de colaboración internos entre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el ICO y las entidades bancarias correspondientes.

“No sólo es vital aclarar, de una vez por todas, el origen del dinero destinado a los Préstamos Renta Universidad, sino también dilucidar con meridiana transparencia dónde empiezan y dónde terminan las competencias de todas las entidades implicadas”, han exigido.

Anuncios