Medios

Tercera Información | IU registra una iniciativa para que el gobierno cumpla con las condiciones iniciales de los “Préstamos Renta Universidad”

La proposición no de ley que firma la diputada Caridad García Álvarez plantea que se pongan en marcha medidas de renegociación para equiparar las cláusulas con las fijadas en 2007, de forma que los afectados hagan frente a los pagos a un tipo de interés del 0% cuando su renta anual supere los 22.000 euros

España | Tercera Información | 10-04-2015

Izquierda Unida, a través de su diputada y portavoz parlamentaria de Educación, Caridad García Álvarez, ha registrado una iniciativa parlamentaria con el fin de que el Congreso inste al Gobierno del PP a que se cumplan las condiciones iniciales fijadas para los denominados ‘Préstamo Renta Universidad’ en 2007, que han sido sucesivamente modificadas y endurecidas en los últimos años. En concreto, lo/as estudiantes que se benefician de estos créditos deberían empezar a pagarlos cuando obtengan una renta superior a 22.000 euros anuales (renta media) y a un tipo de interés del 0%, tal y como estaba planteado en su inicio. Además, se debe dar un periodo de carencia adecuado hasta que se cumplan estos requisitos.

En su parte propositiva la iniciativa de IU plantea al Ejecutivo de forma concreta que adopte “las medidas oportunas para que los beneficiarios de la línea ICO-Préstamo Renta Universidad puedan cumplir con lo pactado y devolver el préstamo recibido a través de unos plazos de carencia y amortización vinculados a la superación de la renta media que les permita emanciparse y desarrollarse profesionalmente”.

“Es decir -añade el texto-, poner en marcha unas medidas de renegociación de las cláusulas contractuales de este tipo de préstamos para equipararlas a las existentes en la convocatoria de 2007, de forma que la persona deudora sólo tenga que hacer frente al pago cuando su renta anual sea superior a la renta media, paralizando mientras tanto el cobro de los préstamos o prorrogando el periodo de carencia mientras no se sustancien estas modificaciones”.

Además, la proposición no de ley que firma García Álvarez y que ha sido elaborada junto al Área Federal de Educación de IU, sale al paso de la falta de información oficial y de la confusión existente sobre esta línea de crédito. Para abordar este problema reclama al Ejecutivo de Mariano Rajoy que haga públicos “los convenios de colaboración internos entre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el ICO y las entidades bancarias correspondientes con el fin de aclarar, de una vez por todas, el origen del dinero destinado a los Préstamos Renta Universidad, y dilucidar de forma transparente dónde empiezan y dónde terminan las competencias de todas las entidades implicadas”.

Izquierda Unida recuerda que estos ‘Préstamo Renta Universidad’ fueron promocionados por el Gobierno y diversas entidades bancarias como una apuesta por el futuro laboral de los estudiantes y con la previsión de que éstos cursaran un posgrado para facilitar su acceso al mercado laboral, que serviría para devolver los créditos. “Además de las condiciones iniciales ya descritas -señala Caridad García-, que luego se modificaron sustancialmente, se estableció que si en 15 años no habían podido devolver total o parcialmente esa ‘beca-préstamo’, la deuda prescribiría y se eximiría del pago a los receptores”.

Todo ello animó a muchos jóvenes a lanzarse a pedir dicho préstamo. Posteriormente hubo un endurecimiento gradual de las condiciones: se sustituyó el interés 0 por un tipo fijo cotizado por ICO quincenalmente y se eliminó el límite de los 22.000 euros de renta anual para poder prorrogar su amortización, por lo que deberían pagarse aunque no se encontrara trabajo. Actualmente la mayoría de los beneficiarios de esta línea de crédito o está desempleada o tiene un trabajo precario que no llega a esa renta media, todo ello en un contexto laboral en el que la tasa de paro juvenil está en torno al 53%.

García Álvarez advierte de que “lo que no puede ser es que sean los estudiantes que se acogieron a estas condiciones los que paguen ahora la propaganda engañosa que las instituciones educativas, políticas y financieras implicadas utilizaron en la convocatoria de los ‘Préstamo Renta Universidad’. Muchos lo hicieron precisamente por la información que aparecía en la página web oficial”.

La Plataforma de Afectados por el Préstamo Renta Universidad consiguió que el Ministerio de Educación ampliara la carencia y amortización de los créditos, lo que supuso cierto alivio para algunos, aunque han tenido que hacerse cargo de los gastos derivados de esta ampliación. “Pero esta medida es pan para hoy y hambre para mañana. Necesitan una solución definitiva”, entiende Izquierda Unida.

De ahí la proposición no de ley registrada por esta formación para que los afectados “puedan cumplir con lo pactado y devolver el préstamo a través de unos plazos de carencia y amortización vinculados realmente a la superación de la renta media que les permita emanciparse y desarrollarse profesionalmente. Es decir, poner en marcha unas medidas de renegociación de las cláusulas contractuales para equipararlas a las de la convocatoria de 2007, de forma que se paralice el cobro de los préstamos y se prorrogue el periodo de carencia mientras no se sustancien estas modificaciones”.

 

A CONTINUACIÓN SE INCLUYE LA INICIATIVA REGISTRADA A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Al amparo de lo establecido en el Reglamento de la Cámara, el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural presenta la siguiente Proposición no de ley para el cumplimiento y revisión de las condiciones del Préstamo Renta Universidad (PRU) para su debate en la Comisión de Educación y Deporte.

La tasa de paro juvenil en España se encuentra en torno al 53 % del total del colectivo de jóvenes, situación que podríamos describir, sin complejo alguno, como uno de los problemas más urgentes e importantes de nuestro Estado de Derecho Democrático y Social. Esto es lo que explica el resurgir de una justa reclamación por parte de los beneficiarios de la línea ICO-Préstamo Renta Universidad que, al verse relegados a la precariedad social o a la exclusión del mercado laboral, contemplan como la finalidad última de dicho préstamo se desvanece, en tanto en cuanto las titulaciones se tornan estériles e inútiles a la hora de poder emanciparse mediante un trabajo digno y decente acorde con el esfuerzo y el talento de todos.

El Préstamo Renta Universidad (PRU) fue puesto en marcha por la ministra Cabrera, aunque posteriormente fue desnaturalizado por la ministra Garmendia, que lo redujo a unos préstamos con un período inicial de carencia, algo que ya nuestro Grupo denunció en su día como falsos ‘préstamos-renta’, y volvió a sufrir unos nuevos recortes con el Gobierno del PP.

Este instrumento inicialmente fue ideado, por una parte, como una apuesta por la formación académica y el futuro laboral de los jóvenes españoles y, por otra, como un compromiso con el principio de la igualdad de oportunidades para el acceso a programas avanzados en base a los méritos y las capacidades de cada cual. Tenían, además, la característica esencial de que se empezarían a devolver (a un 0% de interés) cuando se obtuviera una renta anual superior a 22.000 € anuales (renta media), y si en 15 años no se hubiese podido devolver total o parcialmente la cantidad de esa ‘beca-préstamo’, la deuda prescribiría y se eximiría de dicho pago a los receptores de los mismos.

Por todo ello, es absurdo exigir la devolución del préstamo cuando no se reciben ingresos, y que lo racional sería volver a la situación anterior de modo que no se exija tal devolución hasta que no se supere la renta media, acompañando esta medida con la gratuidad de los estudios universitarios, priorizándola para el Grado, y de un sistema generalizado de becas-salario. Y todo ello porque el estudio es una actividad socialmente útil que debe ser retribuida.

Resulta terrible y angustioso que existan miles de jóvenes frustrados y decepcionados por haber superado dichos cursos -lo cual constituía la condición ‘sine qua non’ del programa – y ver, al mismo tiempo, como éstos se devalúan y se desprestigian cual ‘papel mojado’, quedando sin efecto alguno e incluso suponiendo un lastre a la hora de ser contratados. Eso, por no mencionar el hecho de que, abierta o indirectamente, se haya tachado a estos estudiantes de ‘parásitos egoístas’ que no desean devolver el dinero prestado o que son unos dilapidadores del dinero recibido y lo han utilizado básicamente para cosas ajenas a la Universidad. Acusaciones que significan un atentado contra su honor como estudiantes y como ciudadanos.

La tasa de paro juvenil en España debe considerarse una situación excepcional y las instituciones financieras, educativas y políticas implicadas tienen una responsabilidad mayor en todo este proceso, ya que se usó una propaganda falsa desde que se convocó el Préstamo Renta Universidad, allá por el ejercicio 2007/2008. Muchos estudiantes se acogieron a este préstamo precisamente por la información que aparecía en la página web oficial. Estudiantes que ahora se ven obligados a devolver el préstamo aun cuando estén en situación de paro o con ingresos insuficientes para afrontar tal problema.

La única justificación para la devolución de parte del dinero recibido, aunque ello pueda conseguirse también parcialmente a través del sistema tributario, es si los estudios sufragados han permitido obtener unas retribuciones elevadas, superiores a la renta media. En ausencia de dichas retribuciones, carece de justificación pedir la devolución del dinero recibido para sufragar los estudios, lo cual, naturalmente, no incluye sólo la adquisición de libros u otro material de estudio, sino también el mantenimiento en general de los y las estudiantes.

Por todo ello se presenta la siguiente

PROPOSICIÓN NO DE LEY

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

1.- Adoptar las medidas oportunas para que los beneficiarios de la línea ICO- Préstamo Renta Universidad puedan cumplir con lo pactado y devolver el préstamo recibido a través de unos plazos de carencia y amortización vinculados a la superación de la renta media que les permita emanciparse y desarrollarse profesionalmente. Es decir poner en marcha unas medidas de renegociación de las cláusulas contractuales de este tipo de préstamos, para equipararlas a las existentes en la convocatoria de 2007, de forma que la persona deudora solo tenga que hacer frente al pago cuando su renta anual sea superior a la renta media, paralizando mientras tanto el cobro de los préstamos o prorrogando el periodo de carencia mientras no se sustancien estas modificaciones.

2.- Hacer públicos los convenios de colaboración internos entre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el ICO y las entidades bancarias correspondientes con el fin de aclarar de una vez por todas, el origen del dinero destinado a los Préstamos Renta Universidad, y dilucidar de forma transparente dónde empiezan y dónde terminan las competencias de todas las entidades implicadas”.

Anuncios